El Dr. Pérez Bonilla interviene en la RACVE con un tema de su especialidad: Sector porcino: su comercio nacional e internacional

El pasado día 19 de diciembre el Dr. Quintiliano Pérez Bonilla, Académico de Número de la RACVE, intervino en la sede de la Real Academia de Ciencias Veterinarias de España con un tema de su especialidad, a la que ha dedicado muchos años de su vida profesional. El Dr. Pérez Bonilla es conocedor de primera mano de la producción porcina y de los mercados internacionales.

De su conferencia extraemos los siguientes datos:

Considera el Dr. Pérez Bonilla que en los últimos 30 años se ha producido un extraordinario crecimiento en este sector, de ahí se infiere, con datos objetivos, que sea el primer sector productor ganadero de España, el primero de la Unión Europea y el tercero del mundo. Desde el punto de vista industrial las explotaciones porcinas han aumentado su tamaño, concluyendo que las crisis fortalecen el sector.

España realiza un interesante e importante comercio internacional con China, Japón, Hong Kong, Corea del Sur, Macedonia, Montenegro, Angola, Serbia, Singapur y Sudáfrica, y así hasta un total de 120 países. Con respecto al comercio exterior con países terceros indicó que la carne supone un 54%, los despojos el 34%, el tocino el 6%, la carne salada el 2%, la manteca el 1% y los productos preparados el 3%.

Informó a los asistentes que, con respecto al comercio exterior, las exportaciones al conjunto de la UE supusieron en el año 2015 un total de 2.854 millones de euros y en el 2016 un total de 2.885 millones de euros. Con respectos a países terceros el volumen ascendió en el 2015 a 993 millones y en el año que finaliza 1.595 millones; en total 4.480 millones frente a los 3.847 millones del año anterior. Como detalle anecdótico añadió que es el segundo exportador tras las frutas y hortalizas; y con respecto a terceros países es el segundo exportador tras el sector del vino.

Con respecto al comercio exterior la balanza comercial es muy favorable ya que arroja un saldo de 3.980 millones de euros, pues las exportaciones suponen un montante de 4.480 millones, frente a 500 millones las importaciones. En cuanto a la carne la balanza es muy positiva con un total de 1.471.045 de toneladas.

Indicó Pérez Bonilla que las previsiones de consumo de carne para el periodo 2000-2030 son muy favorables pues Extremo oriente y Pacífico incrementará su consumo en un 63%; Oriente medio en el 52%; China en el 54%; Sur de Asia en un 160%; India en un 160%: Hispanoamérica y Caribe en el 100% y África subsahariana en un 155%. Datos a todas luces muy halagüeños. Tras estos datos suministrados consideró que el comercio mundial está en alza, que España ofrece una vitola de calidad extraordinaria dentro de la comunidad europea; que ofrece un excelente seguridad alimentaria, que controla los antibióticos, las sulfamidas y los promotores del crecimiento; el bienestar animal es una de sus preocupaciones y todo el conjunto supone una garantía para los clientes de los diferentes países.

También analizó los riesgos para la exportación desde las circunstancias políticas y las de tipo sanitario. En el primer caso puso de ejemplo el de Rusia con el cierre de sus fronteras, circunstancias aleatorias, pues mantiene contactos con otros países de la UE., indicó que mientras esta circunstancia se mantenga habrá que buscar otros mercados alternativos. Con respecto a las de tipo sanitario indicó que una disminución de este control supondría el cierre inmediato de todos los países terceros con los que se mantiene intercambios comerciales; una regionalización para la UE; pérdida lo los mercados actuales; pérdida de mercados futuros y que la competencia ocupará nuestros actuales mercados. Como corolario de este asunto indicó que el mercado porcino es un gigante enorme con pies de barro.

Analizó los riesgos a la exportación referentes a las pestes porcinas africana y clásica, así como a la fiebre aftosa e indicó como disminuirlos. La base está en la bioseguridad tanto activa como pasiva. Las primeras creando barreras sanitarias y las segundas con medidas de control sanitario. Trató con detenimientos cada una de ellas. Realizó unas reflexiones con respecto a la aparición de enfermedades exóticas en España lo que nos debe hacer reflexionar sobre las causas que disminuyen la bioseguridad.

El Dr. Pérez Bonilla indicó que todo lo que depende de nosotros disminuye los riesgos a la exportación. Puso como ejemplos el control que se efectúa sobre el transporte de animales vivos, sobre el pienso, sobre los materiales de la explotación pecuaria, control de entrada de personas, origen de los animales, desinfección de vehículos, vacunadores y comerciales. Trasladó a los asistentes que hay otros asuntos que no podemos controlar, y puso como ejemplo la recogida y trasporte de animales muertos de otras explotaciones que entran en las explotaciones porcinas. Propuso un baremo de puntuaciones para analizar el riesgo que suponen los vehículos para un año de su  actividad que no puede ser controlada. La recogida de cadáveres de granja en granja supone un enorme riesgo sanitario para la transmisión de enfermedades. La legislación de la UE prohíbe la recogida ante la aparición de brotes de PPA, PPC y FA. Minimizar los riesgos supone buscar alternativas como la incineración y la hidrólisis en la misma explotación. Este aspecto fue analizado con mayor detenimiento por el Dr. Pérez Bonilla.

Cuando dispongamos de la conferencia la podrán consultarla en este mismo sitio.

Álbum fotográfico.