El Dr. Martínez informa sobre los Dres. W. C. Campbell y Satoshi Ōmura, ganadores del Premio Nobel-2015 en Medicina-Fisiología

Resumen para RACVE Dr. Campbell

El Dr. William C. Campbell ha sido nombrado “Académico de Honor” de la Real Academia de Ciencias Veterinarias de España. Como continuación a la mesa redonda celebrada en la RACVE, en reconocimiento científico al descubrimiento de la ivermectina y su contribución terapéutica, el Dr. Antonio Ramón Martínez Fernández nos remite el siguiente texto:

El día 6 de octubre de 2015 la Fundación Nobel anunció que el Premio 2015 de Fisiología o Medicina  se concedía, dividido en dos partes. La primera mitad a los doctores Williams C. Campbell y Satoshi  Ōmura, irlandés afincado en USA y japonés respectivamente,  por el descubrimiento y desarrollo del antihelmíntico Ivermectina y derivados. La segunda a la Dra. Youyou Tu, investigadora china, por el redescubrimiento y desarrollo del antipalúdico Artemisinina. Es un reconocimiento tardío en lo referente a los sujetos a los que se rinde homenaje, investigadores eméritos con más de 80 años, y muy justo, ya que a través de ellos se reconoce  también el gran tributo a la salud humana y animal realizado por una empresa privada,  Merck &Co y una institución estatal,  la Academia China de Ciencias Médicas. Los dos primeros homenajeados son: un  destacado parasitólogo, miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, que trabajó y dirigió durante 33 años el Instituto Merck de investigación terapéutica y el Profesor emérito, farmacólogo, pasado investigador y director del Instituto Kitasato de la Universidad homónima del Japón. La Dra. Tu,  licenciada en farmacia y en medicina tradicional china, fue directora del grupo Qinghaosu (actividad de la planta qinghao,  Artemisia annua) de investigación de la Academia de Medicina Tradicional china (ahora Academia China de Ciencias Médicas). Es de destacar que se rinde homenaje a los iniciadores de dos empujes formidables hacia una salud integral mediante nuevos fármacos de origen natural, las avermectinas, producidas por la fermentación de una bacteria particular,  Stretomyces avermitilis, y la artemisininina, extraída de la planta Artemisia annua. Gracias al trabajo de las personas y grupos citados se controlan hoy de modo eficaz, hasta la erradicación en ocasiones, enfermedades espectaculares como la ceguera de los ríos (oncocercosis), elefantiasis (filariosis linfáticas) y miasis,  así como las verminosis por nematodos, enfermedades infantiles ocultas, limitantes del desarrollo integral humano. Además, el remplazo que las avermectinas y milbemicinas han realizado de los bencimidazoles en el control de las verminosis y ectoparasitismos de los animales domésticos ha permitido seguir proporcionando a la creciente humanidad las proteínas de alto valor biológico necesarias. Por otra parte, la artemisinina y derivados, mediante su uso combinado con otros fármacos, son el mejor recurso terapéutico de tratamiento y control de uno de los grandes enemigos mortales del hombre, los paludismos o malarias.  Aunque los premios Lasker, 2011 a la Dra. Tu y  Gairdner 2014 al Dr. Ōmura, lo anticipaban, ha sido una agradable sorpresa. Es un Nobel tardío pero justo. Enhorabuena una vez más al Instituto Karolinska.