El tejido adiposo, mucho más que solo grasa